Mar de Leva – Uno de cada tres

0

Por Farruco Sesto.

 

Uno de cada tres adultos en Venezuela no solo se considera chavista, sino que, a juzgar por el resultado de las elecciones presidenciales, forma parte de un estado anímico de conciencia y voluntad colectiva que podríamos denominar “chavismo duro”.

Uno de cada tres adultos con esa disposición de combate, cuando se consideran en conjunto, conforma un número muy alto. Quiero volver a llamar la atención sobre ello. Si lo pensamos bien, nos daremos cuenta de que constituye un poderosísimo ejército político y social, suficiente para cambiar lo que debe ser cambiado y llevar adelante el proyecto de Chávez. No sólo con su apoyo electoral, que ha sido y es indispensable, sino sobre todo a través de su participación activa y militante en la transformación de la sociedad.

¿No se trata de eso la democracia participativa y, sobre todo, protagónica? ¿No se trata de eso el Poder Popular? ¿No se trata de eso la Revolución?

Una parte importante de esa cantidad de patriotas bolivarianos pertenece, (o mejor dicho: pertenecemos, porque me incluyo) al PSUV, Partido Socialista Unido de Venezuela, que ha anunciado para los próximos meses la realización de su IV Congreso.

Pienso por ello, y me digo a mí mismo, que cerca de seis millones y medio de venezolanas y venezolanos, con esa capacidad demostrada de resistencia y lucha, es un activo político y social extraordinario, cuyo papel en la batalla cotidiana debería ser considerado en ese Congreso del PSUV, como uno de los temas principales para las propuestas y el debate.  Digo, más allá de lo que hasta ahora lo hemos hecho. Para que pasen a gobernar ejerciendo un “poder que pueda”, como le gustaba precisar al Comandante. Para que pasen a planificar. Para que pasen a producir. Para que pasen a proteger directamente a quienes más lo necesiten. Para que pasen a organizar la vida en común para el “vivir bien”. Para que pasen a garantizar la paz de la República en cada metro cuadrado del territorio. Para que pasen a construir la felicidad colectiva que merecemos como pueblo. Para que pasen a diseñar el futuro a través del buen manejo político del presente. Digo, y repito, más allá de lo que hasta ahora lo hemos hecho.

No descuidemos esa potente fuerza, verdadera vanguardia, que le da dirección y sentido al sistema de fuerzas del que nos habla certeramente nuestro Presidente Nicolás Maduro.

Deja un comentario